fbpx
Mi nombre es Lisaura y soy Publicista. Esposa y mamá de un hermoso perrito llamado Milo. Me encanta crear contenido para marcas, amo tomar fotografías y crear videos de storytelling, Mi pasión es enseñarte y apoyarte en conquistar tus sueños.

Blog

Home  /  Emprendedor 2.0   /  Be Brave The Podcast   /  Amor propio, ¿Con qué se come eso?

Amor propio, ¿Con qué se come eso?

Hello dear,

Wow! Ya estamos en el capítulo 40 y ya casi estamos celebrando 1 año desde que lancé Be Brave The Podcast, con la intención de apoyarte a ti a lograr todos los sueños que están en tu corazón, a tener FE que si está en tu corazón , es por que Dios puso ese sueño ahí para un propósito.

Pero bueno, el podcast de esta semana fue un pedido de ustedes mi comunidad. 

Amor propio, ¿con qué se come eso?.

Cuando empecé a hacer mi research (investigación) sobre el tema, me di cuenta de áreas de mi vida donde no implementé o implemento el amor propio. Pero empecemos siempre con la definición de ¿qué es el amor propio?

Según fuentes de google es:

“Estado mental y emociona en el que nos sentimos bien con nosotras mismas.”

“Consideración y estima que una persona siente por ella misma, y por la cual espera ser considerado y estimado por los demás”.

Mi definición es más corta, “es la relación y sentimientos que tengo hacia mi”.

Empezando por cómo me siento, que no tiene que ver para nada como luzco sino un sentimiento real hacia mi SER. Puedo verme hermosa para el mundo pero si no lo siento hacia mi, ¿de qué sirve?.

Todo empieza desde que venimos al mundo, al ser niños somos esponjas que absorbemos los positivo y lo negativo como nuestros ángeles (padres o tutores) nos compartieron esa información. Influye también el circulo que nos rodea.

Voy a ponerte el mejor de los ejemplos, del que puedo hablar con toda propiedad; el mío.

Soy la más pequeña de 3 hermanas, mi color de piel era más oscuro, mi pelo era rizo y en esa época no se hablaba de aceptación de nuestra naturaleza sino de modificar. Antes de los 9 años, no tenía conciencia de ir al salón, iba literalmente obligada para una ocasión especial, además de que no me gustaba peinarme y se hacían unos nudos que solo la salonera y yo sabíamos.

Mi mamá era blanca y mi papá mulato pero siempre recuerdo su miel con una tonalidad rojiza. Al crecer me di cuenta que era diferente a los demás. Estaba empezando a entrar en esa adolescencia tan fuerte. Por lo menos, para mi.

Siempre mi piel, mi pelo y mi nariz fueron grandes aflicciones. Sin embargo, se trataba de ese amor por mi desde el interior. Siempre he tenido buenas amigas, pero eran diferentes a mi. En ese momento la diferencia era una desventaja.

Empecé a arreglarme, alisando mi pelo, dejándome de comer las uñas para pintarlas de un color bonito, a comprar looks cuando se podía. A ir a dermatólogos desde los 12, porque además tuve acné. Todo eso si!, menos la ayuda de un terapeuta o alguien que pudiera apoyarme a fortalecer mi amor propio, con herramientas reales de aceptación.

Al final con el tiempo buscaba en cosas, personas y situaciones ese amor propio que solo viene de mi y de Dios y  nadie más.

Los años, los coach, la oración, meditación y mi búsqueda constante de crecimiento espiritual me guiaron en este camino de saber y entender que soy perfecta tal cual. Con todo, sin nada… porque no se trata de lo que obtenga o logre ser sino de QUIEN SOY.

TENER AMOR PROPIO:

Significa saber lo que pienso, siento y deseo es por y para mi bienestar personal. No para agradar a nada ni a nadie sino para el propósito más grande que hay sobre mi.

En la biblia puedes encontrar el primer mandamiento:

“Amarás a tu Dios con todas tus fuerza”s; y el segundo, “Amarás a tu prójimo como a ti misma”.

La reflexión que hago sobre este es: ¿cómo puedo amar al prójimo si no me amo a mi?. Para poder dar, hay que conocer y saber lo que siento por mi.

Cada quien puede tener su propia interpretación. La mía radica en que si Dios es el centro de mi vida, fuerzas infinitas encontraré en él.

Cuidarme y amarme con acciones de bienestar; como alimentarme bien, hacer actividades y ejercicios que me ayuden a mantener mi energía positiva, descansar y tener ese tiempo a solas para pensar, leer y escribir esas cosas que están en mi corazón. Mi cuerpo es mi templo.

Incluyendo también esa conversación negativa que NO ES REAL. Para saber y reconocerlo.

Es un ejercicio para mantener mi equilibrio emocional y mental.

Es cierto que servir es parte importante de nuestro amor propio pero también decir NO. No a todo lo que nos afecte. Con esto me refiero a que sabes las personas y situaciones que debes ahora decir que NO para poder mantener tu salud personal.

Establecer límites saludables para ti, alejándote de las personas tóxicas en tu vida. Yo lo hice. Hubo muchas personas en mi vida por las cuales me quedé por pena o agradecimiento. Pero al final, drenaban energía en mi. Con amabilidad me fui saliendo de sus vidas por y para mi. 

Esa amiga, pareja, compañera que solo se queja, tiene comentarios negativos hacia ti, que te desmotiva cuando le cuentas una bendición… OUT! Fui así, creas o no. No era negativa, pero si era esa amiga que juzgaba porque las cosas no se hacían como yo entendía.

Mi trabajo ha sido soltar y dejar a las personas ser y estar como quieran. Ahora bien, eso no significa que mi naturaleza no salga de cuando en vez. Aprender a reconocerlo y actuar sobre eso es lo importante para mi.

La culpa

El remordimiento humano por lo que fue y no es por mi. Que duras podemos ser con nosotras mismas. Porque no tenemos el trabajo soñado, porque no hice tal cosa, porque no pude o soy… WOW! Esa conversación diaria que tenemos y que si pudiéramos simularla seríamos nosotras mismas dándonos latigazos. Oh dear! esta batalla si es una hábito diario que debemos comprometernos a crear de manera inversa con nosotras.

Aprender que lo que pasó, pasó. Lo que podemos hacer es perdonarnos, aceptar que somos humanas y cometemos errores.

La libertad es lo que recibimos cuando soltamos la culpa. Esa libertad de mente y espíritu que se transforma en bienestar para nuestra vida.

Ahora bien dear, esto es un trabajo diario. No es una pastilla sino un ejercicio de aceptar quienes somos, amarnos y estar conscientes que todo en la vida es parte de un propósito.

De tarea te dejo:

  1. Escribe 10 cosas que amas de ti. No que aman otros. Por ejemplo: Yo amo mi energía y pasión.
  2. Escribe 5 acciones que puedes hacer diariamente para ser tu mejor versión y vivir una vida en coherencia con tu ser (amo propio).

Para poder ser mejores seres humanos, esposas, madres, amigas, hermanas, primas… debemos empezar con nosotras y sanar heridas en nuestro ser. Reconociendo que Dios nos ama sin importar lo que hayamos hecho, ¿entonces quién soy yo para juzgarme?

Espero que con este podcast pueda darte un poco de claridad en este viaje que juntas vivimos. Claramente, no soy experta, pero si ha sido un viaje que me ha llevado a descubrirme y entender de manera más profunda mi propósito en la tierra.

Si te gustó este podcast, recuerda compartirlo en tus stories en @bebrave.dear e @ideasbyli.

Sorry, the comment form is closed at this time.